Llega una de las mejores generaciones al OAR CORUÑA, jugadores bravos con capacidad de lucha, con buenas sensaciones en la asistencia e intensidad de los entrenamientos y con jugadores que ya han debutado en algún partido del primer equipo.

Desde el club, se está muy pendiente del trabajo de estos jugadores, para reforzar su posición, y darles los elementos y recursos que precisan para poder seguir creciendo.