El partido frente al líder quedará para los anales de la historia, por la dificultad a superar, y sobre todo, por el balonmano practicado, donde en los primeros 15 minutos, el equipo máximo goleador de la LIGA, no podía hacer gol frente a los coruñeses.

Todos los jugadores coruñeses precisaban un partido así, para reconocer el gran trabajo que llevan haciendo desde el 1 de agosto, con pretemporada intensa, con mucha carga de trabajo y muchos partidos y concentraciones.

Tras la dificultad del primer tramo de la LIGA, con apenas dos primeras líneas por convocatoria, y tras el esfuerzo de varios jugadores, por doblar puesto, han llegado las primeras buenas sensaciones, con el equipo al completo.  Una primera línea con capacidad para generar juego hacia la segunda línea, con amplia movilidad y permutas, posibilidad de cruces con lanzamiento en distancia y también para llegar hasta los seis metros.

En la portería el nivel va subiendo, la competitividad con los cuatro porteros disponibles convierte al OAR , en un equipo difícil de superar y con magníficas sensaciones.

En defensa, el bloque central, demuestra contundencia, y capacidad de ayuda, hay buenos mimbres para poder desarrollar el potencial que el equipo demostrará a medida que vaya avanzando la temporada, con un bloque de jugadores muy jóvenes.