El OAR CORUÑA no ha parado, ni parará. La solidaridad y generosidad, en silencio, viene a representar a José Porras Pose, dispuesto a ayudar a las personas que lo necesiten cada día, sin preguntar motivo. 24 horas al día disponible, el «confinamiento» es una palabra que no existe en su diccionario.

La prioridad no ha sido el deporte, para el OAR, en estos meses de pandemia, no han sido los retos deportivos el objetivo,  esta vez, el OAR se ha volcado en las dificultades del día a día, la vida y los problemas de los más allegados y de los desconocidos, el nexo de unión es precisar ayuda, precisar cooperación entre los unos y los otros. Esta situación nos marcará de por vida.

La persona que nos representa es José Porras Pose, que a sus 68 años,  desde el inicio de la pandemia no ha dudado en ponerse manos a la obra, cada día, ayudando a los mayores, colaborando con Cáritas a diario y dispuesto a asistir a cualquier persona del club que lo precisase. Haciendo caso omiso, de ciertas recomendaciones individuales, desde el primer día, el aislamiento no ha existido para él, la prioridad era la necesidad de los demás.

Nuestro directivo y entrenador, no tiene horas en el día para el descanso, solo un objetivo  «ayudar», la preocupación para que todo lo imprescindible no falte, para que tengamos la certeza de que se nos quiere, de que tenemos a alguien que nos sacará de cualquier problema. Siempre está disponible, antes de que lo pidamos, actuará.

Reactivamos al OAR CORUÑA!