Es un orgullo para el OAR CORUÑA, y para todos los coruñeses, comprobar como uno de sus jugadores de cantera, Diego Martínez Vázquez, se convierte en el jugador máximo goleador de todas las categorías nacionales y profesionales, llegando a los 100 goles en apenas 12 jornadas de LIGA oficial. (8,33 goles de media), de seguir a este ritmo podría acabar logrando un récord histórico con 300 goles en LIGA, ya que, se ha perdido algunos minutos por molestias, que ha superado a base de tesón y capacidad de sacrificio.

Sus números rompen moldes y planillas estadísticas, Diego Martínez, jugador coruñés formado en el OAR CORUÑA desde que tenía 8 años, al cumplir los 20 años, ha llegado a superar todas las expectativas como deportista con un crecimiento y mejora que bien merece todo un reconocimiento a su esfuerzo y constancia desde los ocho años hasta ahora.

Diego Martínez,  se inició en el balonmano en el Colegio San Francisco Javier, haciéndolo compatible como portero del Portazgo de fútbol,  participó en todas las categorías inferiores del OAR CORUÑA, comenzó siendo uno de los jugadores que mejor se lo pasaba en la pista, siempre sonriente y con una gran actitud, era un jugador que se divertía con sus compañeros, y que hacía piña, jugador de equipo gran defensor de los suyos y de su club.

Nadie podía prever que se fuese a convertir en un jugador que marcase diferencias en la competición. Su puesto, el lateral izquierdo lanzador, siempre destinado a jugadores extranjeros del norte de Europa, con gran envergadura y mucha fuerza parecía que no correspondía al chico, que parecía no querer molestar y pasar desapercibido, siempre educado, sin generar polémica y siempre dispuesto a entrenar y competir. Lamentablemente, se quedaba, incomprensiblemente fuera de la Selección Gallega, cuando los entrenadores de base del OAR empezaban a diseñar un jugador top, dominando todas las fases del juego.

Tras muchas horas de entrenamientos y arduas sesiones, Diego Martínez, se ha convertido en uno de los referentes que más han mejorado en los últimos tres años, donde ha pasado de ser un juvenil, que disputaba algunos minutos con el primer equipo, a marcar las diferencias y sufrir mixtas y marcajes individuales durante casi todos los partidos, y aún así ser el máximo goleador de todas las categorías profesionales. Sus números van camino de hacer historia.

Sus comienzos como lateral derecho diestro, no hacían más que favorecer que el jugador se convirtiera en un jugador que dominase las acciones más complejas, a punto débil con pase a pivote, o lanzamientos de máximo riesgo. Diego ha ido quemando etapas, muy planificadas, hasta convertirse en el jugador 10, que no cesa de crear nuevos recursos técnicos.

El jugador coruñés, sin duda, es uno de los jugadores nacionales que más ofertas tendrá de equipos profesionales para la próxima temporada. Diego Martínez , siempre ha sido fiel a su escudo, a su club de toda la vida, ha desechado ofertas económicas por seguir apoyando al balonmano coruñés y mantener al OAR lo más cerca posible de la División de Honor, proyecto que vivió desde la grada siendo uno de los jugadores de base que ayudaba y colaboraba con diferentes funciones.

Ahora toca disfrutar, por parte de todos los aficionados al balonmano, de uno de los jugadores más completos de categoría nacional, ya que, además de ser un gran goleador, ahora defiende en el centro de la defensa, es uno de los máximos asistentes de gol al pivote, y no cesa de crecer como jugador determinante a medida que avanzan las semanas, todo un espectáculo que ya lo han sufrido los equipos de la parte alta de tabla…

A Coruña, ya tiene a uno de sus canteranos formado, con uno de los mejores argumentos balonmanísticos de España, siendo fiel a su ciudad, a su equipo y a sus compañeros. Merece la pena apreciarlo, a pie de pista.

Diego Martínez ha llegado a los 100 goles, y ha dado otros tantos en asistencias…