La jornada representaba un gran desafío para el equipo coruñés, ya que tenían que enfrentarse al Galicia Social y al Balonmán Tui en menos de una semana. Dos equipos muy completos que ya habían derrotado ampliamente al OAR al inicio de la temporada por 10 y 9 goles de diferencia, respectivamente.

Tras un entrenamiento específico para superar el reto, las jugadoras se presentaron el sábado en Vigo para jugar contra el Galicia Social, donde demostraron el crecimiento del equipo sufrido en los escasos meses que lleva la temporada. Pese a enfrentarse a jugadoras más experimentadas el OAR se mantuvo firme, con resultado muy igualado durante todo el encuentro gracias a la eficiencia en todos los puestos sumada a una defensa contundente, que no fue suficiente para transformar el gol de la victoria a falta de dos segundos en una jugada a balón parado, finalizando 21-21.

Debido a la lesión de Lucía Rodríguez durante el encuentro, el equipo herculino tuvo que enfrentarse el miércoles en el pabellón del San Francisco Javier contra un Balonmán Tui con tan solo un cambio en sus filas. El partido no pude ser más diferente del primero. La intensidad e iniciativa mostradas durante el fin de semana dieron paso a la escasez de ideas en ataque y a errores defensivos que permitieron a las visitantes alcanzar una cómoda ventaja de 5-9 antes del descanso, que pudo ser más acusada de no finalizar con una eficiencia superior al 60% de Marina en la portería. Tras el descanso el equipo cambió paulatinamente la actitud, pero el cansancio y los errores de selección en el lanzamiento, sumado la precisión de Tui resultó en una clara derrota de 16-27.

El equipo cadete ha evolucionado muy rápidamente en un periodo muy corto de entrenamientos, pero su reducida plantilla y la escasa trayectoria de balonmano por parte de la mayoría de sus jugadoras hace que cada partido sea un reto. La única manera de superar las adversidades es con actitud y valor durante los encuentros, requerimiento difícil de mantener en todos y cada uno de ellos.

A pesar de todo las jugadoras del OAR seguirán trabajando para enfrentarse a la SAR de Redondela el día 16 de diciembre a las 18:00 en el San Francisco Javier, conjunto invicto y con todas las papeletas para ascender a División de Honor. Con trabajo y esfuerzo nada es imposible.